Ayer (19/01/2008) me compré en un supermercado Lidl el Telescopio Bresser Skylux por 75 Euros. Lo compré por su buena relación calidad precio, tras consultar en varias webs de aficionados a la astronomia.
Tras el montaje y supuesto equilibrado (soy muyyyyy novato), aguardé a que acechara la noche cual vampiro para llevar el telescopio a la azotea del edificio y buscar desesperadamente nuestro satélite natural, una hermosa, cercana y casi luna llena de enero. El corazón se encogió de emoción y llamé rápidamente a mujer e hijos para que disfrutaran del espectáculo.