Me encuentro este artículo del cuanto menos curioso blog "En vez del psiquiatra...", que versa sobre quién tiene el poder, ¿las ciencias o las letras?, como diría mi amigo Lorenzo, ¡está claro!.